lunes, 13 de marzo de 2017

Entrevista a un Chav


 Esta entrevista la realicé en principio para el diario "El Mundo" o "El País", y se la envíe, pero finalmente han preferido guardarla en un cajón. Así que se la he pasado a "¡Terrible!", el periodiquito éste que solo cuenta lo que no es visible a los ojos, y que finalmente sí se ha atrevido a publicar. El director del periódico me ha comentado que está aburrido de que se represente a la gente de los suburbios como imbéciles, porque como él bien dice, "¿quién no es un chav?

Los chavs se intelectualizan

 Los adolescentes de la periferia marginal de Mandril, sin estudios o desempleados, o con empleos precarios de muy baja renumeración, se pasan gran parte del día en el césped parque con sus cuadernos y libros o merodeando en los alrededores del McDonalds. Este periódico ha conseguido entrevistar a uno de ellos, que nos han contado su experiencia.

"Pasamos muchas horas en el parque, y qué.  Allí se puede conversar y leer más relajadamente. Aunque últimamente a la pasma le da por pedirnos el DNI, hasta tres veces en una misma mañana. Preferimos escribir nuestras reflexiones en el parque, pero con la pasma incordiando no hay quién se concentre. En mi opinión, el parque, es el último reducto del socialismo, todavía sin mercantilizar, sin pagar entrada. Aun no ha sido privatizado". -Eso nos ha comentado uno de estos los chavales. Forma parte de un grupo jóvenes, fracasados escolares, que andan por ahí, tirados en el hierba del  parque y que nos ha pedido, por favor, que no publiquemos su nombre. 

 "No hay manera de escribir algo interesante en el parte, leer un buen libro o debatir sobre la economía del futuro. A la mínima se acerca la pasma para pedirte los papeles. No hay forma de concentrarse".

"Parece como si nos estuvieran empujando al centro comercial. Les molesta que hablemos y que permanezcamos a nuestra bola en el césped, leyendo algo de filosofía política. Pero en el centro comercial no se puede iniciar una conversación reflexionada con algo de interés; para sentarte hay que pagar. A veces, es cierto, acabamos en el McDonals, especialmente durante de los días de mal tiempo; allí estamos horas con un café o un té, de momento, sin que el vigilante de seguridad nos eche"- Ha continuado.  

"Hay que pagar para poder sentarse en el centro comercial. ¿De qué se puede hablar allí? Parece como si a alguien le molestara que estemos en el parque. Nos empujan hacia el centro comercial, pero por otra parte, cuando pierdes los dientes, y arrastras los pies, el vigilante de la entrada no te deja pasar".


"¿Y por qué no os acercáis a la biblioteca?" - Le he preguntado al chav. "¿Quién ha dicho que no vayamos?" -Dice.-  "El problema es que las bibliotecas tienen un diseño de mierda. Podrían ser un punto de encuentro fabuloso, un verdadero centro del saber.  Están pensadas, y mal, para prepararse los exámenes.  Podría y debería haber zonas habilitadas para el trabajo en equipo, para la discusión, u otras actividades que invitaran a la peña a acercarse a la biblioteca. Menos mal que todavía hay libros. Ya lo he dicho antes,  no quieren que vayamos a la biblio, prefieren que demos vueltas como idiotas por los pasillos del Carrefur"- Ha dicho mientras cerraba un libro.

"¿Qué lees?"- Le he preguntado con cierta sorna-. "Nada. En fin, algo que a nadie le importa.  Un libro sobre el colapso medioambiental y energético" - Me ha dicho. "¿Estás estudiando. Yo pensaba que los chavs no estudiaban" - Le he preguntado. "Me has llamado "chav" dos veces, tío. Me estás insultando. ¿Quién te ha dicho que no estudiemos? Otra cosa es que nos hayan expulsado del sistema educativo. Allí no se puede leer ni formarse, por lo menos en lo que uno desea. Si estás atento a las demandas del profesorado, olvídate de cultivar tu conocimiento y tu creatividad. Así que al final te acaban cateando y te expulsan. Y todo porque  teníamos un montón de  inquietudes y ganas  por hacer cosas" -Me ha comentado en un tono algo agresivo, bastante tenso, nervioso. 

 "La escuela pública tiene que ser reformada"- dijo el chav. "Es preciso que se deje de anular a los chavales. Una escuela donde se aprenda a hablar en público, donde se potencien las habilidades de cada cual. Hace falta una escuela de habilidades políticas, democráticas".

"¿Estás fumado o colocado?"- Le pregunto tratando de sonsacarle. "Estar todo el día fumado es una pesadilla, tío. Te impide pensar con claridad o leer. Te lo aseguro, se pierde demasiada creatividad, al menos al día siguiente. El interés de las conversaciones decae bajo los efectos de la maría.  No, no estoy colocado. Estar puesto sirve poco para el debate, el pensamiento, o el proceso creativo." - Dice, pero yo no lo creo. El chav, tiene los ojos rojos. Parece que tomar drogas le permitiera leerme el pensamiento, porque inmediatamente me ha dicho: "De leer, tío, de leer. Tengo los ojos rojos por leer" - Comienza a darme miedo este chav. 




 "Uhhh"

"Durante los últimos cuarenta años ha dejado de estar de moda pensar. La falta de pensamiento ha tenido terribles consecuencias para el país. Observe el paisaje destruido. Las consecuencias unas decisiones tomadas sin reflexión ya ha impactado contra el presente. Veremos que ocurre con las generaciones futuras. Unas élites económicas e intelectuales que no piensan sobre el porvenir ni sobre aquellos que están por llegar. Esta gente solo pone en el centro del debate sus intereses y miedos particulares, son una lacra. Son el lumpen. Han reducido su lenguaje a lo meramente económico. ¿Qué tipo de conceptos puede crear esta gente? Se han atrincherado en un modelo que ya ha encontrado con sus limites. Han fracasado"- Ha dicho el chav. Me alejo dos pasos de él, no sea que trate de clavarme un puñal oxidado en el estómago.

 Demasiado tiempo en el parque les puede hacer pensar en exceso


1 comentario:

Anónimo dijo...

Canis, poligoneros, ninis, generación perdida...¿y los encontrados, estudiados y con un "buen trabajo"? Más miedo dan.

 
Free counter and web stats